Varias son los motivos por las que nuestros amigos peludos se hacen pis en casa. Es necesario conocer el origen de estas razones a fin de prevenir y educar. Nunca es tarde ni ningún perro es un caso perdido. Veamos en detalle cada una de estas razones.

Problemas físicos

La primera acción que debemos llevar a cabo cuando un perro hacen sus necesidades en casa es un examen físico. Muchos de los perros no pueden aguantar el pis porque tienen un problema fisiológico que se lo impide. Lo más acertado sería llevar al perro a un veterinario y que descarte cualquier enfermedad como, por ejemplo, la infección de orina.

Mal aprendizaje

Otros muchos perros orinan en casa porque nadie se lo ha enseñado correctamente, y han aprendido a hacerlo en un sitio concreto de la casa. Esto se debe a que enseñamos al perro muchas veces a base de castigos y no se le da la oportunidad de que falle. Muchos de los consejos que hemos escuchado apuestan por gritar al animal y decirle un NO fuerte si se le coge in fraganti haciendo sus necesidades. Esto es un gran error: todos los métodos de educación basados en el miedo tienden a fracasar. Este es un caso más en el que un gran número de perros que han sido castigados así continúan haciendo sus necesidades en casa, y no solo eso, sino que lo hacen aún más veces. Además, cuantos más castigos se produzcan, más difícil será eliminar este comportamiento. El perro ya no lo hará delante de sus dueños, sino a sus espaldas.

Miedo

Miedo a la calle, a los coches, a otros perros, a las personas, etc. Muchas veces las personas no se dan cuenta que su perro no hace pis en la calle porque está atemorizado y no se atreve. Muchos son los casos de personas que bajan a su mascota durante mucho rato y el perro no hace nada, pero al llegar a casa es el momento en el que orina. Y la razón por la que esto ocurre es porque los perros en cuestión tienen mucho miedo y estrés. No se atreven a hacer pis en la calle por la gran inseguridad que sienten fuera de su casa. Para aplacar este problema hay que ir a la raíz, y ésta no es otra que tratar esos síntomas. Tratando su miedo y estrés, el perro comenzará poco a poco a sentirse más seguro. A medida que vaya haciendo sus necesidades en la calle, dejará de hacerlo en casa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Share This